Nuestra historia

Acerca de los fundadores

El padre de Claudia inmigró a los Estados Unidos cuando ella tenía cuatro años. Dejó a ella y a su madre en un estado de pobreza absoluta, residiendo en una vivienda pública de Medellín, Colombia. Ambas pudieron sobrevivir gracias a la bondad de las personas que las alimentaron, les dieron muebles, las educaron y le ofrecieron una manera de ganarse la vida a su madre, que ganaba el salario mínimo. Mientras vivían los tiempos más violentos de los carteles de Medellín y Cali, sus salvadores fueron un empresario de Medellín, sus empleados, las monjas de la escuela y sus familiares.

A los 21 años de edad, una vez que se graduó de la universidad y después de haber pasado 18 años separados, Claudia se reunió con su padre en los Estados Unidos.

Claudia y Azam se conocieron en los Estados Unidos mientras ambos trabajaban en empresas estadounidenses. Claudia trabajó para una gran compañía de telecomunicaciones mientras asistía a la universidad para obtener su segundo título en Administración de Empresas. Azam Mirza era un brillante ingeniero de India, con una maestría de la University of New Orleans en Ingeniería Eléctrica y especialización en inteligencia artificial. Trabajó un tiempo en el sector de defensa y fue contratado por Cap Gemini Ernst and Young como consultor de bases de datos que brinda soporte a las cuentas de la lista Fortune 500.

Pero ¿cómo surgió la idea de fundar Akorbi?

Todo comenzó cuando Claudia Mirza perdió su trabajo en 2002 durante la crisis de las puntocom. Claudia y Azam Mirza, una pareja recién casada de profesionales jóvenes motivados, tuvieron que sobrellevar la incertidumbre de un cambio de vida para Claudia en el contexto de un mercado de trabajo desafiante.

Claudia fue a ayudar a su padre a entrenar caballos en una pista de carreras en San Antonio, Texas. Durante un seminario de carreras en la pista, el intérprete que iba a proporcionar el servicio de idiomas en español tuvo que cancelar a último minuto, pero les dijo a los organizadores que “la hija de Hector, Claudia, era muy inteligente y que ella podía hacerse cargo de la interpretación”. Los organizadores se acercaron a Claudia de inmediato y el resto es historia. Claudia rápidamente se arremangó y comenzó a trabajar. No solo facilitó la interpretación de inglés a español, sino que también ayudó a editar y traducir todos los materiales de capacitación. A través de otras conexiones y referencias, Akorbi comenzó a despegar.

Poco después de la constitución de la empresa de traducción en el año 2003, Southwest Airlines, Dallas Area Rapid Transit y 3M se incorporaron a la base de clientes de Akorbi, que se expandía rápidamente.

La organización Service Corps Of Retired Executives (SCORE) se enteró de la historia de éxito de Akorbi al ofrecerles el servicio gratuito de asesoramiento proporcionado por la Small Business Administration. Optaron por celebrar los logros presentando a Claudia Mirza, directora general de Akorbi, luego de que ella aprovechara las lecciones de mercadeo que uno de los mentores ejecutivos le proporcionó durante su primera campaña de mercadeo casera.

Azam Mirza comenzó a trabajar en Akorbi a tiempo completo y también se incorporaron otros miembros a la organización. También se incorporaron nuevas tecnologías y servicios de localización a la cartera de la compañía. Además, Akorbi obtuvo la certificación 8a a nivel federal y la compañía de traducción obtuvo la certificación como empresa perteneciente a una mujer.

Gracias a la generosidad de varios medios de comunicación, Akorbi fue distinguida en una entrevista con Hispanic Trends, por sus traducciones de alta calidad y sensibilidad cultural, Univision presentó a la directora general Claudia Mirza como una referente hispana y la revista US News & World Report escribió sobre la pequeña empresa innovadora y su crecimiento.

El rápido crecimiento de Akorbi continuó mientras obtenía contratos con el Ejército de Estados Unidos, la Fuerza Aérea de Estados Unidos, el Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de los Estados Unidos, el Departamento de Agricultura, empresas de la lista Fortune 100 y la principal compañía de publicidad hispana del país, además de nuevos clientes en el gobierno y las industrias de tecnología de la información, venta minorista y atención de la salud. Akorbi se mudó a una sucursal más grande en Irving, Texas. Akorbi recibió el premio Woman-Owned Business Enterprise of the Year de la North Central Texas Regional Certification Agency (NCTRCA).

La publicación Dallas Business Journal incluyó a la directora general de Akorbi, Claudia Mirza, en la lista “40 Under 40” por sus contribuciones a los negocios nacionales e internacionales y por “estar a la vanguardia en un territorio inexplorado”. La Administración de Servicios Generales (GSA) de los Estados Unidos agregó a Akorbi en sus programas de Equipo de Tecnología de Información Comercial para Propósitos Generales, Software y Servicios, y Selección de Personal Profesional y Administrativo Temporal. Akorbi celebró un contrato con el Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de los Estados Unidos. La revista Forbes y The Dallas Morning News publicaron los servicios y el éxito de Akorbi. Akorbi abrió una nueva oficina en India para expandir sus servicios de tecnología.

La Administración de Servicios Generales (GSA) de los Estados Unidos agregó a Akorbi en sus programas de Servicios de Idiomas. Claudia Mirza recibió el premio Entrepreneur Award que otorga el alcalde de Fort Worth y reconoce el “verdadero espíritu emprendedor y comunitario de la destacada propietaria de una pequeña empresa”. Claudia también recibió el premio Micro Entrepreneur of the Year de Accion Texas.

Akorbi adquirió grandes compañías de seguros de salud como clientes y contratos del gobierno federal y estatal. Además, celebró contratos para ofrecer intérpretes del lenguaje de señas estadounidense para las instalaciones de defensa del gobierno de los Estados Unidos. Se obtuvo la certificación ISO 9001:2000. La compañía creció un 80 % luego de crear un equipo de profesionales de localización estratégico, quienes penetraron con éxito los nuevos mercados verticales. Akorbi desarrolló un sistema patentado de gestión de traducciones para la administración del flujo de trabajo, los proveedores y los clientes. Akorbi fue destacada en la revista  Inc. Este artículo marcó un punto de inflexión en la dirección y estrategia de la compañía.

La directora general de Akorbi, Claudia Mirza, se unió al Consejo de la Greater Dallas Hispanic Chamber of Commerce y presidió el Comité Tecnológico y la Viva Dallas Expo. Claudia y Azam Mirza también hablaron ante el Banco de la Reserva Federal sobe cómo los microcréditos ayudan a las pequeñas empresas en los Estados Unidos.

Akorbi lanzó su nueva división especializada en la selección de personal: Soluciones de Personal de Akorbi. Akorbi se mudó a una nueva oficina más grande.

Akorbi contrató presidentes para cada una de sus unidades de negocios. La compañía creció y pasó a tener 40 empleados a tiempo completo y más de 100 contratistas. Claudia Mirza recibió el premio Minority Woman Entrepreneur que otorga la Greater Dallas Hispanic Chamber of Commerce.

Akorbi lanzó los servicios de interpretación telefónica y presencial.

Claudia Mirza recibió el premio Women in Business que otorga la publicación Dallas Business Journal. Akorbi recibió el premio Minority/Women Business Enterprise y el premio La Cima Entrepreneurial Leader que otorgan la Greater Dallas Hispanic Chamber of Commerce.

Akorbi lanzó centros multilingües de llamadas y servicios personalizados de tercerización de procesos de negocios. Se abrieron sedes de Akorbi en Cabo Verde y Santo Domingo. Claudia Mirza recibió el premio Entrepreneur of the Year de 2014 de Latina Style.

Se abrió una nueva oficina en Colombia y se lanzó la división de servicios educativos de Akorbi. Fortune y Forbes destacaron a Claudia y colocaron a Akorbi en el puesto n.º 12 entre las compañías de crecimiento más rápido perteneciente a mujeres. Claudia Mirza recibió el premio Minority Business Leader que otorga la publicación Dallas Business Journal y el premio Entrepreneurial Women of the Year. La Women Presidents’ Organization colocó a Akorbi en el puesto n.º 30 entre las compañías de crecimiento más rápido de todo el mundo pertenecientes a mujeres o lideradas por ellas. Azam y Claudia Mirza recibieron el premio Immigrant Entrepreneur. Además, Akorbi recibió un premio de Dallas 100™. Claudia fue seleccionada para unirse al programa Entrepreneurial Winning Women de EY.

Claudia Mirza recibió el premio Business Woman of the Year que otorga la Hispanic Chamber of Commerce mientras que la Women Presidents’ Organization colocó a Akorbi en el puesto n.º 12 entre las compañías de crecimiento más rápido de todo el mundo pertenecientes a mujeres o lideradas por ellas. Claudia se unió al consejo de la Women Presidents’ Organization. Dallas 100™ colocó a Akorbi en el puesto n.º 33.

Claudia Mirza asistió a una reunión en la Casa Blanca para hablar sobre las necesidades de las pequeñas empresas y las compañías pertenecientes a mujeres. Claudia se inscribió en el prestigioso programa Owner/President Management (OPM) de la escuela de negocios de Harvard. Claudia recibió el premio Women Business Entrepreneur of the Year otorgado por el Women’s Business Council – Southwest. La Women Presidents’ Organization colocó a Akorbi en el puesto n.º 8  entre las compañías de crecimiento más rápido de todo el mundo pertenecientes a mujeres o lideradas por ellas. Akorbi se ubicó en el puesto n.º 963 de la lista Inc. 5000. Akorbi también presentó solicitudes de patentes de dos desarrollos tecnológicos claves.

Claudia Mirza recibió el premio Women’s Business Enterprise del Women’s Business Enterprise National Council. La Women Presidents’ Organization colocó a Akorbi en el puesto n.º 13 entre las compañías de crecimiento más rápido de todo el mundo pertenecientes a mujeres o lideradas por ellas. Claudia Mirza apareció en la revista Time en un artículo sobre el salario equitativo, y Bloomberg TV creó un segmento en el programa The American Dream sobre la historia de Akorbi para la televisión nacional.